“La arquitectura moderna no es un estilo, sino una forma de vida”.
Marcel Breuer.

sábado, 15 de marzo de 2014

Ensayos Personales, SAGA II



Patrimonio Arquitectónico y el Perú
Soluciones  y  vivencias  en  torno  a  la  Ocupación  Andina.
Fernando Freire Forga, arquitecto.


Majestuoso Cerro Baúl en Moquegua


Presentación:

Con este ensayo pretendo invitar a mis amigos, colegas y estudiantes de arquitectura o profesiones relacionadas a encauzar los esfuerzos individuales hacia fines colectivos de desarrollo para nuestro país y comunidades andinas en general.

Es preciso dar una mirada al pasado y ubicarnos nuevamente en la actualidad para ver la fragilidad de lo que queda de nuestra historia andina y su ocupación milenaria. Las leyes actuales, la corrupción y las ambiciones cotidianas están eliminando nuestro patrimonio cultural. Recapacitemos un poco, aun queda mucho por saber y salvaguardar en cuanto a temas urbanos, arquitectónicos y culturales en general. Dejemos de lado, por lo menos en el tiempo que tome esta lectura, la ceguera que nos causa la ambición material y destinemos un poco de nuestra atención a recuperar nuestra historia.

Lo que vivimos actualmente es un lapso minúsculo en comparación a lo vivido por nuestros antepasados milenarios. En los últimos 20 años es probable que la minería, la agricultura y el crecimiento urbano hayan borrado del mapa un alto porcentaje de restos arqueológicos y es muy probable también que este proceso se acentué en los años venideros. El último Decreto Supremo 54 atenta contra nuestra historia y está en nuestras manos evitar la pérdida de más sitios arqueológicos que forman parte de nuestra riqueza cultural e identidad nacional.

Esta vez he orientado mi enfoque a nuestra historia en torno a la ocupación andina, dejando de lado -por un momento- la arquitectura moderna y las pasiones que desencadena. No obstante, considero que reconocer nuestro pasado ancestral es parte vital para lograr una buena arquitectura en la actualidad. En cuanto a temas de ocupación geográfico y culturales aun estamos en el inicio de descubrir secretos culturales que nos permitan aprovechar mejor nuestra vida moderna.

Si aprovechamos bien las riquezas de nuestro pasado cultural podremos conseguir maravillosas oportunidades para el desarrollo de nuestro futuro. El turismo es un recurso que aun se está formando en el Perú y se puede incrementar exponencialmente si nos dedicamos a rescatar nuestro patrimonio histórico.

Mediante las líneas que he escrito a continuación los invito a revisar temas pendientes y a realizar proyectos urgentes para darle vida a esta triste canción de amor.

 

15 de marzo de 2014







Patrimonio Arquitectónico y el Perú
Soluciones y vivencias en torno a la Ocupación Andina.


Hablar de Patrimonio Arquitectónico en nuestro país involucra varias etapas, unas más cortas que otras, las cuales en conjunto suman más de 10,000 años de arduo proceso evolutivo para lograr ocupar nuestro territorio.
Pueden ser muchas las teorías sobre la etapa temprana de ocupación continental, aun se discute la procedencia del ser humano al Continente Americano, y hay quienes sostienen las probabilidades que permitan pensar que el ser humano siempre estuvo aquí.

1.  Ocupación Territorial.- Si bien sabemos que la ocupación andina corresponde al paso de miles de años, donde nuestros ancestros fueron dominando el territorio a medida que aumentaba la densidad poblacional y la agricultura, aun no contamos con un registro apropiado para determinar cómo se dio dicha ocupación exactamente.  Los arqueólogos continúan trabajando para conocer y aproximarnos a nuestro pasado, sin embargo considero que es una tarea desbordante para una sola profesión al mando. La Arquitectura (incluyendo sus relaciones urbanas o Urbanismo), la Sociología, la Agronomía, entre otras profesiones... son claves y de mucha importancia para ir entendiendo la historia de nuestra tierra y las habilidades de nuestros antepasados a través de periodos milenarios. No me creo eso de que casi todas las construcciones importantes son Templos, y que los mismos conciernen a temas Mágicos, Religiosos y Ceremoniales. Normalmente cuando creo que aun no se sabe con exactitud que puede ser un objeto arquitectónico antiguo escucho la misma retórica: "fueron construcciones con fines religiosos, mágicos y ceremoniales".

La arqueología significa para mí un tema alucinante, maravilloso y conmovedor, de gran importancia para nuestra existencialidad y es algo que siempre llamó mi atención. En mis ratos de ocio he ido dando forma a un "hobby cibernético": cada vez que tengo tiempo libre suelo utilizarlo para el "ciber-treckin andino" a través del google earth.

Imagen que muestra la los restos arqueológicos y los denuncios mineros de la zona (La Libertad). Los "pines" amarillos indican la ubicación de los restos arqueológicos registrados desde el google earth.

Estos "ciber paseos" a través del google earth me han servido para ir señalando estructuras antiguas que quizás algunas aun no se encuentren registradas. Por el momento he "peinado" el departamento de la Libertad, debido a que me es más cercano geográficamente y me deja la posibilidad de visitar alguno de estos lugares (son muchísimos, pero no pierdo la esperanza de verlos de cerca). En mi proceso de catalogación llamó mi atención el equipamiento urbano ancestral sobre los cerros, el cual está básicamente articulado, en su totalidad, por caminos que sirvieron y sirven de redes de comunicación entre los valles. Estas estructuras aparentan ser una especie de fortín, comúnmente aterrazadas, sobre la loma de cerros que dominan visualmente uno o más valles y que probablemente estuvo destinado a temas de seguridad y comercio. En los valles cercanos a Huamachuco he visualizado conjuntos de habitáculos que abarcan zonas territoriales mayores a la que conocemos en Machu Picchu, una de ellas es Marcahuamachuco, pero hay otras más grandes en las alturas de Chuquizongo y Sayapullo. En este último poblado se ve que la explotación minera ha destruido gran parte de nuestro patrimonio y pareciera que no quedará rastro que permita un registro adecuado en esta zona.


Ruinas ubicadas en las alturas de Sayapullo (Arriba corresponde a abril del 2007 - Abajo corresponde a septiembre del 2012).

Otros lugares de grandes dimensiones arqueológicos en el departamento de la Libertad se pueden observar en las cercanías de la localidad de Unigambal (Provincia de Julcán), ruinas que han sido denominadas Conjunto Arqueológico Huasochugo, con una extensión de 5 kilómetros sobre las cimas de los cerros que tienen el mismo nombre.

De las estructuras registradas, en el departamento "liberteño", se observa una gran variedad en su distribución espacial y dimensiones. Así mismo se presumen unas mucho más antiguas que otras. Toda esta información me ha servido para darle sustento a mi teoría sobre la ocupación andina, la cual está orientada a que desde el inicio de la ocupación territorial se establecían dos espacios contundentes para lograr este posicionamiento o asentamiento humano en los valles andinos. El primer espacio y más amplio sería la zona destinada a la producción agrícola o de alimentos y el segundo estaría conformado por estructuras sobre los cerros, desde donde dominaban visualmente toda la zona ocupada, sirviendo inicialmente de refugio y vigilancia, y posteriormente de almacenaje y zona comercial o de intercambio.
El paso de miles de años fue transformando la ocupación inicial y es probable que esta división geográfica sea el causal de una dualidad social y existencial de una época: El Hanan y El Urin.


"La dualidad andina se entiende como la oposición entre dos esencias complementarias, es decir, todos los opuestos se complementan y establecen una triple alternativa, la cual le otorga al sujeto andino el único "espacio" en que puede vivir. La dualidad, Hanan y Urin (ó hahua y uku), respectivamente; se basa en el principio de que todo se transforma, debido a que la naturaleza y el espacio no es algo inmóvil o inmutable, sino algo que está en cambio constante en continuo movimiento, algo que se renueva y se desarrolla incesantemente; en ese sentido, todo se halla en relación, la naturaleza y el espacio es un todo articulado y único, en el que los objetos y los fenómenos se hallan orgánicamente vinculados unos a otros, dependen unos de otros y condicionan los unos a los otros ."



Zúñiga, V. "Aproximación a un vocabulario visual básico andino"(9).



2. Coalición Andina.- Siguiendo lo descrito en temas de ocupación territorial, la densidad poblacional aumenta a través de los miles de años y ello conlleva a la necesidad de lograr cambios radicales.

Imaginemos que la los valles ocupados fueron dando el origen a las antiguas culturas que conocemos, las cuales tuvieron una época dorada y otra de decadencia, las mismas culturas que fueron transformándose con el paso del tiempo. Es muy probable que existieran guerras, conquistas y sacrificios humanos, pero lo más seguro es que el común denominador de la vida andina haya sido pacífica y caracterizada por los intercambios comerciales y culturales.

Siguiendo con la lógica existencial de nuestros ancestros podríamos afirmar que con el crecimiento de la población, los recursos agrícolas y de intercambio fueron escaseando y aumentando la demanda por los mismos. Es por esta razón que ocuparon casi todos los andes para la producción de productos agrícolas básicamente.

En cuanto al tema del Hanan y el Urin, es muy probable que sus características sociales se fueran acrecentando a medida que la población aumentaba. Probablemente esta división social originaría una conducta dominante y administrativa para el sector Hanan y otra productiva o de trabajo para el sector Urin.

En la zonas del altiplano, en los alrededores del lago Titi-caca se observa que la producción agrícola se extendió más allá de los 4,000 msnm. y ello puede darnos una pista sobre una importante etapa de decadencia cultural.

Cerro con andenerías en Puno (Distrito de Chupa).
A mi parecer, la ocupación andina encontró la decadencia cuando la densidad demográfica fue incontrolable desde el "dominio o administración" por parte del Hanan. Como consecuencia del poder que debió haber significado los intercambios comerciales, la presión o explotación por parte del Hanan hacia el Urin debió haber colapsado su "capacidad de aguante", originando un nuevo despertar en las zonas más afectadas. Estas zonas, según mis observaciones a través del google earth debieron ubicarse alrededor del lago Titi-caca, donde se observan que surcaron todo, casi sin dejar espacio de crecimiento urbano, llegando a superar alturas casi imposibles para la agricultura y la vida en general.

Las leyendas también indican que el gran cambio cultural se origina y desenvuelve en esta zona del altiplano andino, tenemos las leyendas de los hermanos Ayar o la de Manco Capac y Mama Ocllo.


Esta decadencia en la ocupación andina despertaría al sector Urin, el cual debe haber reclamado una igualdad en cuanto al gobierno de los valles y su producción. No es difícil imaginar una sublevación por parte del Urin y la unión de los mismos entre los valles afectados por esta decadencia, los cuales seguramente pretendían los mismos fines, con lo que darían origen a un nuevo sistema de gobierno que debió basarse en la equidad y el equilibrio de poder. Quizás por ello los primeros Incas o gobernantes provienen de la dinastía Urin.


Con la finalidad de fortalecer este nuevo régimen administrativo es probable que los valles aledaños se fueran sumando al "Movimiento Urin", con lo que van acrecentando las zonas de influencia y afianzando esta nueva etapa administrativa. Es probable que para darle sustento y viabilidad a su nueva realidad de gobierno se vieron en la necesidad de incluir a más valles, con lo que fortalecerían su sistema organizacional y administrativo. Según la "historia local" los primeros siglos fueron gobernados por Incas que pertenecían a la dinastía Urin y luego gobernaron Incas de la dinastía Hanan. Esta etapa de gobierno de Incas de la dinastía Hanan podría coincidir con las épocas de guerras y conquistas que se experimentó en el territorio andino y que ha originado una noción de "imperio de los incas".

Recordemos que hubieron muchas culturas, que a pesar de ser conquistadas, se opusieron a la expansión que ocasionó el régimen incaico, y es sabido que este hecho está relacionado a la desintegración del "imperio incaico" y la facilidad en la conquista que realizaron los españoles.


3. La Colonia y La República.- Si bien en estas etapas se ha registrado, para muchos, una interesante producción arquitectónica colonial y republicana, considero que la finalidad de este periodo de tiempo significó un retroceso y un obstáculo en cuanto a temas de desarrollo, ocupación y relaciones sociales. El grueso de lo desarrollado en la colonia e inicios de la república representa, a mi parecer, el fondo de la decadencia de una cultura y su desintegración final.

La conquista y colonización no contribuye al desarrollo armonioso y natural que se experimentó en el territorio andino, nuestro territorio. Todo lo realizado en esta época se destinó a fines ajenos a los intereses locales y territoriales, a un punto tal que tuvo que darse una independencia por parte de los descendientes de los mismos conquistadores para iniciar una nueva etapa que tomará varias décadas para ordenarse y "ver la luz al final del túnel".

Los territorios andinos fueron "desangrados", explotados sin un interés a futuro y en ningún momento esta explotación se realizó con la finalidad de mejorar la calidad de vida para sus habitantes.


Del Hanan y el Urin no quedará nada más que el recuerdo de algo que ni siquiera se llegó a entender de manera saludable para el lugar y sus orígenes. Se impusieron nuevas reglas para los descendientes de los pobladores andinos y se les condicionó la vida a una serie de abusos que estuvo liderado por la corona y la religión.


Luego de la Independencia, quizás no quedó desolación pero si mucha injusticia social. La consolidación de la República significará el inicio de un arduo trabajo en busca de mejorar la calidad de vida de los peruanos y este hecho recién se empezará a experimentar a mediados de la primera mitad del siglo XX. Las lamentables condiciones de vida del grueso de las poblaciones peruanas motivó la presión internacional en busca de mejoras en los temas de salubridad de nuestras ciudades. En la década de 1930 se da inicio a una nueva mirada en relación a mejorar las condiciones de vida para los peruanos. Aunque aun se vivía en una especie de "feudalismo disperso y camuflado" en la República, las ciudades empiezan a consolidarse como tales y en Lima en especial, al ser la capital, se dará inicio al proceso migratorio que cambió las condiciones del país, pasando de un país andino a un inminente desarrollo citadino en la costa.




4. La Era Contemporánea en el Perú.- Para este ensayo propongo el inicio de la era contemporánea hacia la década de 1940. Si bien es cierto que hay varios antecedentes importantes antes, es aquí donde se inicia, a mi parecer, la "sincera experimentación" de la búsqueda de mejorar las condiciones de vida evitando las diferencias sociales.


·  El aporte de un arquitecto.- Debemos destacar la participación del arquitecto Belaúnde en este periodo, tanto a nivel urbano, como político. Su gestión, luego de salir elegido diputado en 1945, se basará en lograr mejoras en las condiciones de vida generales del país.

·  El inicio del cambio, temas sociales.- Si bien las gestiones del arquitecto Fernando Belaúnde marcan un "sincero inicio" en cuanto a la calidad de vida de todos los peruanos, las diferencias sociales económicas aun representaban un obstáculo para el desarrollo social.

El golpe de estado de Juan Velasco marcará un antes y un después en la vida social de nuestro país. Aunque las reformas aplicadas, donde destaca la Reforma Agraria, fueron aplicadas de manera deficiente para los avances del país, si se registró una sana contribución a la dignidad social colectiva. Desde entonces las igualdades sociales vienen encaminándose y se van consolidando a medida que los ingresos económicos del país van aumentando y el tiempo va disipando las desigualdades que existieron.

·  Nuestra lamentable realidad y posibilidades.- Lo lamentable de nuestra realidad va en relación a la falta de educación y a la corrupción generalizada, dos grandes obstáculos por superar. Sin embargo, es muy probable que por la misma corrupción experimentada la repartición de las riquezas del país se vean más distribuidas y ello como consecuencia de los cambios de gobierno o mandos administrativos del estado en las últimas décadas. La Realidad del asunto: la corrupción no permite un crecimiento adecuado para nuestras ciudades y sus habitantes (se experimenta un desarrollo a medias y nocivo, dando paso a la delincuencia que va en aumento). Y la falta de educación no permite que el pueblo se deslinde de los "síndromes sociales" que venimos acarreando como consecuencia de la colonización española y la falta de buenas gestiones a lo largo de la era republicana.

Las posibilidades favorables están condicionadas a las acciones que tomemos en los tiempos venideros, mantener el desarrollo económico del país y eliminar la corrupción y la delincuencia que va como rémora a su costado. Sé que no es una tarea fácil de lograr, pero es el único recurso posible para mejorar las condiciones de vida en nuestro país.






CONCLUSIONES


Como conclusiones hay mucho "pan por rebanar", no obstante, considero que el conocernos y aceptar nuestra realidad significa un buen inicio para seguir un camino saludable en relación a los intereses colectivos.

Desde la ocupación andina hasta nuestros días, ha quedado demostrado que lo que ha generado decadencia en nuestra historia es la ambición y la falta de equidad en las posiciones administrativas.

Podría aventurarme a decir que "estamos pasando el bache" existencial de nuestra cultura y que gracias a Dios estamos a tiempo de retomar caminos saludables para el óptimo desarrollo de nuestro país en los días venideros. Tengo fe y mucha confianza en las decisiones que se irán tomando, en los proyectos que se irán emprendiendo y en los resultados que irán fortaleciendo nuestra cultura, generando así mejores condiciones de vida para nuestro país y su gente.

1 comentario:

Javier Lizarzaburu dijo...

Fernando, me parece un buen esfuerzo empezar a mirar ese enorme legado arquitectónico como uno solo, y con un origen que va más allá de la propuesta que llega en el siglo XVI.