“La arquitectura moderna no es un estilo, sino una forma de vida”.
Marcel Breuer.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Comentarios sobre la Arquitectura Moderna y su enseñanza


Comentario realizado para la publicación “LA CRISIS DE LA ENSEÑANZA “MODERNA” EN LAS FACULTADES DE ARQUITECTURA” realizada por Marco Monge en su Blog: 

http://marcomonge.blogspot.com/2012/11/la-crisis-de-la-ensenanza-moderna-en.html


Trujillo, 29 de noviembre de 2012.


Marco,


Revisaba material relacionado a mi rama de estudio y encontré tu publicación sobre la enseñanza de arquitectura “moderna”. Me alegra ver una interpretación tan justa y necesaria en cuanto a una precisa auto-crítica sobre la enseñanza actual y el evidente devenir del “regreso de la modernidad”.

Es por ello que entiendo tu posición y entiendo el vacío que deja entrever tu publicación. Así también considero oportuno tratar de colaborar con mis apreciaciones sobre la arquitectura moderna y la enseñanza en nuestras escuelas.


Para empezar podríamos decir que la Arquitectura Moderna fue encajonada en el momento que se le dio tal nombre, fue etiquetada, fue estilizada y aunque se le ha disfrutado y se le disfruta aun –para variar- no ha sido entendida correctamente por los arquitectos y críticos que lideran la profesión. Me explico, la arquitectura moderna es una consecuencia estrechamente relacionada a la evolución del ser humano, de la filosofía, la tecnología, las nuevas funciones (y las de siempre), los nuevos materiales, la estandarización, las máquinas, las vanguardias artísticas, en fin… un cúmulo de eventos que dirigieron la profesión por un camino sustentado por los principios de un movimiento: El Movimiento Moderno. Los principios son: Universalidad, Economía, Rigurosidad y Precisión. 

En resumidas cuentas, la arquitectura moderna representa una nueva forma de hacer arquitectura, en escala tal que no tiene parangón en la historia de la humanidad. Se dejó de hacer la arquitectura conocida hasta entonces para hacer una nueva arquitectura, con nuevas estructuras, materiales, funciones, etc., etc… Y esta nueva arquitectura tiene antecedentes en las industrias del siglo XIX y el Palacio de Cristal de Paxton (en 1851), entre otras… Todo esto va dándole forma a la nueva arquitectura, la cual estaba obstaculizada por una serie de estilos arquitectónicos que iban cambiando, pasando por una serie de “Neos”, Art Nouveau, Art Deco y así muchos… Lo cual había encasillado a la arquitectura en una producción de estilos que iba pasando de moda, algo similar al mundo de la moda que vivimos hoy, pero de mayor duración entre estilo y estilo.


En fin, la arquitectura moderna como tal (según el nombre que le fue acuñado) empezó a ser el referente entre las obras más destacadas del momento. Inicialmente - o como antecedentes de esta nueva forma de hacer arquitectura - podríamos mencionar a Peter Beherens,  Mackintosh, Loos, Arts & Crafts, Rietveld o hasta el mismo Wright con sus obras y proyectos en la primera década del siglo XX. No obstante, fue a mediados de la década de 1920 donde se reconoce el inicio de la “arquitectura moderna”, donde se observa que esta nueva forma de hacer arquitectura cumple con una serie de principios (los del movimiento moderno) y se promocionó por los trabajos de arquitectos como Mies, Le Corbusier, Gropius y otros más… Sin embargo, habría que puntualizar las obras que destacan y son de más conocidas: La Bauhaus, la Villa Savoye y el Pabellón de Barcelona, hay más obras, pero menciono estas por ser las más conocidas... En fin, en estas obras vemos de manera estricta los principios del movimiento moderno en la forma de hacer arquitectura.

Es importante mencionar que si bien nos enseñaron que los autores de las obras mencionadas son “los padres” de la arquitectura moderna, no todas sus obras correspondieron estrictamente a los principios del movimiento.


Poco después y coincidente a la exposición del “Estilo Internacional” en 1932 que realizó Henry-Russell Hitchcock y Philip Johnson en Nueva York se observa la universalidad de la nueva arquitectura y la propagación de la misma a nivel mundial. La cual tuvo un punto máximo o auge a inicios de la década de 1960 y fue disminuyendo levemente por una serie de experimentos mal llamados “post modernos”. Mal llamado por que aun hasta la fecha la “Arquitectura Moderna” es la forma que lidera el talante de hacer arquitectura.


Finalmente, luego de tanta experimentación sin mayores éxitos, se ha regresado a los orígenes del movimiento moderno y sus principios, donde las propuestas vuelven a ser racionales, moderadas, sobrias y de mayor relación con el entorno, las funciones, la tecnología  y el material. Ojo, esto no puede ser entendido como subjetivo, tiene un soporte filosófico y científico que se sustenta con los principios antes mencionados.


La subjetividad es una salida rápida y barata para volver al intento de experimentar “nuevas soluciones”, la cual suele tener una corta duración.

Hasta aquí es mi contribución, desde el punto de vista particular y sustentado por mis estudios.


En relación a la enseñanza de la Arquitectura en el Perú, encontraremos otros fenómenos, diferentes a los que se vivió en países donde se gestó la “Arquitectura Moderna”. Aquí, la nueva forma de hacer arquitectura llego casi por vergüenza, no existía la preocupación consiente y efectiva en cuanto al desarrollo arquitectónico y tal es así que manteníamos una serie de “neos” arquitectónicos hasta finales de la década de 1940. No la entendíamos y aun le cuesta al gremio de arquitectos entenderla, pero como sea se hizo lo imposible para modernizarnos, casi de cualquier forma… en paralelo se organiza una reforma en la escuela de arquitectura, se inician recién las gestiones para crear la primera facultad de arquitectura en el Perú y se publica el famoso manifiesto de la Agrupación Espacio.


La Arquitectura Moderna ingresa al Perú y esto lo vemos a finales de la década de 1940, las décadas del 50 y del 60 representan la consolidación y auge de esta arquitectura, la cual se verá entorpecida a finales de la década de 1960, paralelo al golpe militar. De ahí la producción arquitectónica se va degenerando y la enseñanza empieza a proliferar a raíz de las nuevas escuelas de arquitectura. Recién en la década de 1990 se da inicio a una desmedida propagación en cuanto a nuevas facultades… y, para el nuevo milenio se abren universidades “como chifas” y la enseñanza se vuelve un caos. En la década de los 90s, pude experimentar una enseñanza degenerada en relación al “post modernismo” y años después la propagación fue degenerando cada vez más. Felizmente se está enfatizando en mejorar la enseñanza y la calidad de los docentes, pero a decir verdades aún estamos muy lejos de la enseñanza que se observa en países de “primer mundo” (por así decirlo).


Para dar un ejemplo, en Estados Unidos para ser profesor de un curso hay que contar con el título de Doctor y haberse especializado –mediante investigaciones calificadas- 02 años en la materia que se va a dictar. En contraste, aquí en el Perú: quien enseña?, el arquitecto que está de moda…  que no necesariamente domina la materia que dicta y que de alguna manera le sirve como marketing a la escuela o facultad.


En otros países la enseñanza está dispuesta a mejorar la calidad de vida de las personas, está al servicio de las ciudades y las necesidades de sus habitantes; en nuestro país se dispone como negocio -por encima de todas las cosas- y se vuelve necesario por las exigencias, las cuales solicitan un currículo que no necesariamente dice la verdad en relación a lo que se demuestra. Finalmente, la mejor opción es aceptar nuestra realidad… y hacer lo mejor con los recursos que contamos… estudiar mucho y por encima de lo que nos enseñan... La internet es una gran herramienta, pero hay que saber seleccionar las fuentes, hasta en el Wikipedia hay muchos errores. No obstante, la investigación es un gran recurso que no muchas universidades la practican. Universidad sin investigación = NADA, se convierte en un remedo de viejas escuelas y no se experimenta un avance correcto en relación a la profesión y sus posibilidades.

En el mejor de los casos esta la opción de estudiar un postgrado fuera y regresar al país para mejorar el cuerpo docente y la enseñanza misma mediante las obras que uno va elaborando a los largo de su trayectoria, mejorando así la calidad de vida en nuestras ciudades.



Saludos,



3 comentarios:

Vazko dijo...

Arq. Fernando freire.

Agradezco que se haya tomado la molestia de leer mi ensayo y mas el hecho de escribir al respecto.
Me alegra haber tenido una respuesta por parte de un arquitecto, pues el articulo tuvo mucha acogida entre los estudiantes pero no agrado a algunos docentes.

Mi intensión fue simplemente decir en voz alta lo que ya se escuchaba muy a menudo entre los estudiantes que buscaban algunas respuestas.

Su comentario fue muy provechoso, le reitero mi agradecimiento.

Saludos.

Fernando Freire Forga dijo...

Vazko, es reconfortante ver las inquietudes de los alumnos. No obstante, hay que dar un paso mas allá y ese es estudiar más. No esperar todo el conocimiento desde los docentes, recuerda que la universidad es una guía y cada quien tiene que profundizar en los temas que consideren importantes. La universidad no es la continuidad del colegio, donde las preguntas del examen corresponden estrictamente a lo que les dicto el profesor. El estudio de la profesión representa una constante actualización de nuevos descubrimientos, investigaciones, mucha lectura, entre otros... saludos.

Anónimo dijo...

Luismi:

Arq. asi es como se suponia que deveria ser, pero los alumnos muchas veces nos sentimos precionados, y por el temor de reporbar taller, terminamos haciendo lo que muchas veces no nos gusta hacer.