“La arquitectura moderna no es un estilo, sino una forma de vida”.
Marcel Breuer.

sábado, 18 de enero de 2014

CASAS DE CAMPO

Fernando Freire, arquitecto.
Trujillo - Perú.

En el año 2010 recibí el encargo de diseñar 04 Casas de Campo en Santo Domingo, en los terrenos agrícolas al este de la ciudad de Trujillo.

El objetivo de esta propuesta consiste en brindar, a los clientes interesados, 04 alternativas para el diseño de sus casas de campo.  Las viviendas proyectadas cuentan con áreas techadas de 155 m2, 166 m2, 205 m2 y 285 m2.
Finalmente, el cliente selecciona el tipo de casa que se ajusta a sus requerimientos, en cuanto a distribución espacial y área techada. Para luego realizar, en caso se requerirá, los ajustes finales para cada familia interesada.



DISEÑO ARQUITECTÓNICO
Los diseños realizados para las 04 viviendas son resultados de investigaciones que giran en torno a la distribución espacial, utilizando el patio como elemento regulador.
Los terrenos, para estas casas de campo, son planos y cuentan con un área de 1050 m2,  30 m. de frente x 35 m. de fondo. En este caso específico, donde el terreno es holgado en relación al área que requiere la vivienda, el patio como elemento regulador es distinto al de una casa con un terreno más ajustado. No obstante, el patio - jardín o los espacios vacios se convierten en elementos reguladores de diseño, básicamente en la relación espacial interior/exterior que se pretende lograr.
El Diseño Arquitectónico contempla 02 partes trascendentales: El emplazamiento del objeto arquitectónico, para definir los jardines o espacios vacios y la distribución espacial dentro de cada vivienda.
Las casas de 155 m2 y 205 m2 cuentan con una distribución espacial consiguiendo, mediante el emplazamiento, dividir el lote de terreno en dos porciones predominantes: el jardín de ingreso y el jardín social o posterior. Básicamente la diferencia se encuentra en la orientación de los dormitorios, la casa de 155 m2 propone los espacios de la vivienda orientados y relacionados hacia la terraza/piscina; mientras que  la casa de 205 m2 dispone de una propuesta donde se separan las funciones, lográndose dos espacios abiertos (patio/jardín) independientes: el jardín de dormitorios y el jardín social.
En la casa de 166 m2 se dispone la zona íntima o dormitorios de modo similar al de la casa de 155 m2, sin embargo en esta propuesta la transparencia de la sala/comedor marca la diferencia. Permitiendo otro tipo de alternativa al cliente, esta vez el emplazamiento permite dos espacios abiertos e independientes: el jardín de ingreso y el jardín posterior (terraza/piscina). No obstante, el espacio social, mediante la transparencia propuesta, permite como alternativa una eficaz unión entre los espacios abiertos de la vivienda.
La Casa de 285 m2 corresponde a una alternativa diferente a las anteriores, en cuanto a distribución espacial y costos. La distribución en planta está dividida a través de un pequeño patio central, el cual separa las zonas sociales y de servicios de la zona íntima.
Finalmente se decidió, con los propietarios de los terrenos, considerar como parámetro normativo que las viviendas cuenten con un solo piso, con una altura máxima de 5.00 metros. No obstante, se permitirá el uso de altillos o mezanines en ambientes específicos y luego de la aprobación de la comisión calificadora.

       Casa de 155 m2

        Casa de 166 m2

         Casa de 205 m2

       Casa de 285 m2



Nota: Las vistas 3D fueron realizadas por Percy Vasquez.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Correcto a nivel funcional. Lo mejor es la casa con patio que origina espacios con excelente vista, altamente iluminados y ventilados; ese patio es un remate adecuado para el ingreso. Sin embargo, la expresión formal deja mucho que desear así como la piel desligada de unidad. En conclusión: La totalidad arquitectónica carece de una semántica coherente (N. Schulz)

Fernando Freire Forga dijo...

Estimado anónimo, una vez más: gracias por tus comentarios. Por el IP (que muestra el origen del mismo) veo que cada vez nos vamos conociendo más. Aunque lo lógico y saludable es colocar un nombre para saber con quien se está conversando, entiendo que en tu caso el anonimato te permite ser un poco más libre e impertinente en cuanto a tus citas y observaciones. Con que autoridad "anónima" das una conclusión??? y citas a otro???
Te refieres a Christian Norberg-Schulz, quien fuera alumno de Siegfried Giedion??? o es otra persona a la que citas?.

Ya lo hemos comentado, la vida moderna, el método científico y lo que experimentamos hoy en día tiene que estar sustentado en trabajos de investigación exitosos, no se trata de citar a alguien, hay que citar mejor: el libro, la página, el tema, el años de trabajo...en fin.
Por otro lado seguimos tergiversando las palabras y el significado de las mismas: El uso de la palabra Piel no es compatible con la arquitectura, con nuestra profesión en general... a menos que lo refieras de modo metafórico y de ser así evitemos y retomemos el método científico. LPor otro lado la semántica está dirigida a temas lingüísticos... no perdamos el tiempo tratando de confundir a la gente con terminologías rebuscadas y sin sentido para nuestra carrera.

PD. Creo que para calificar hay que estar aptos y esta última palabra contiene características profesionales que distan del comentario que has realizado, saludos.

Anónimo dijo...

Mi estimado Fernando, me agrada el talento que tienes para responder los comentarios y también me agradan tus obras que evidencian un sesudo estudio (pues es ese "estudio" la característica principal que distingue a los "compositores")
Quizás no estés muy bien enterado, pero Semántica es un término empleado por Norberg-Schulz en su ensayo Intenciones en Arquitectura, en el capítulo 3: La totalidad arquitectónica.
Quiero aclarar que no tengo afán de "trollearte", simplemente me interesa conocer tu opinión con argumentos intelectualmente válidos.
Saludos.

Fernando Freire Forga dijo...

Vamos, te soy sincero: me entretiene ver y responder los comentarios.
En cuanto a términos usados para temas profesionales, el método científico exige ser objetivos y mientras más precisos mejor. En el caso de usar la palabra semántica o cualquier otra parecida, no por que lo use un arquitecto reconocido llega a ser recomendable. Siempre podrá generar confusión, por que no es la palabra indicada para describir ciertos eventos o realidades que deberían contar con descripciones muy objetivas.
Por ejemplo, Le Corbusier escribió lo siguiente para describir nuestra profesión: La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes reunidos bajo la luz.
Claro está que tuvo mucha acogida y a los interesados les gustó mucho esta definición, pero ambos sabemos (y todos los demás también) que esta definición no describe todo lo que aborda la profesión. Para empezar no es un juego, pero intuimos hacia donde va al usar esta palabra... la cual no sirve para definir o describir en un método correcto (son palabras o juegos de palabras "marketeras" que quizás conmueven a una mayoría incluyendo sobre todo a no profesionales. Es perfecto para amas de casa que no saben bien a que se refiere pero las hace soñar un poco más..."son más noveleras").

PD. Te recomiendo leer a Siegfried Giedion o por lo menos saber más de su trabajo, el cual define muy bien aquellos temas estudiados.